Belleza

Ingrediente destacado: la manteca de karité

Blueberry Cosmetics cosmética coreana manteca de karité

Esta semana volvemos con el ingrediente destacado del mes, esta vez os queremos hablar en la manteca de karité. Se trata de un ingrediente natural muy utilizado en los últimos años en cosmética, seguro que lo habéis visto en muchos productos. Con una serie de propiedades que lo hacen de lo más interesante, este ingrediente lo podemos encontrar en todo tipo de productos cosméticos, desde lociones corporales a bálsamos de labios.

¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la manteca de karité y de dónde procede?

El karité (Vitellaria paradoxa o Butyrospermum parkii) es un árbol africano de cuyas semillas se extrae esta manteca, de hecho karité significa “árbol de mantequilla”. Este árbol crece en las sabanas de África occidental (Burkina Faso, Costa de Marfil, Mali, Sudán) y alcanza los 15  metros de altura. Los frutos, llamados nueces, se trituran, muelen y hierven hasta que se obtiene la manteca, que se utiliza no sólo en cosmética, sino tradicionalmente en la cocina local, ya que es comestible.

Nueces de karité manteca de karité

Nueces del arbol del karité

Este proceso es fundamentalmente artesanal, y es realizado en su mayor parte a mano por las mujeres de estas regiones africanas. En primer lugar se debe extraer la nuez que se encuentra dentro del fruto. Estas nueces se hierven y se dejan secar. Después, se machaca la nuez para quitarle la cáscara y extraer la semilla que se encuentra en su interior.

Manteca de karité proceso

Proceso de obtención de la manteca de karité en Burkina Faso.  Aquí se golpea la nuez para extraer la semilla

Las semillas se dejan secar de nuevo, se tuestan y se muelen hasta que se consigue una pasta marrón. A esta pasta se le va añadiendo agua, y, mientras se remueve la mezcla a mano, la manteca va apareciendo en la superficie. Por último esta manteca se hierve de nuevo para purificarla lo máximo posible.

Manteca de karité

Producto final, la manteca de karité.

¡Todo ello es un proceso laborioso y complejo, a tener en cuenta a la hora de valorar este preciado ingrediente!

El resultado es una pasta blanca, algo amarillenta, que se funde al contacto con la piel. Se puede utilizar “en bruto”, como se ha utilizado tradicionalmente en África, o como parte de la composición de tus cosméticos.

Propiedades de la manteca de karité

La principal característica de la manteca de karité es su elevado poder de hidratación. Suaviza e hidrata la piel y el pelo y los protege de las agresiones externas. Y además:

  • Es rica en antioxidantes y vitaminas A, E y F. Tiene tanto poder antioxidante como el té verde o el aceite de oliva.
  • Hidrata instantáneamente la piel y aporta un aspecto jugoso y sano. Por su composición similar a la de los aceites naturales de la piel, este ingrediente se considera un Factor de Hidratación Natural (NMF).
  • Crea un barrera en la piel que evita la deshidratación.
  • Mantiene la estructura de la epidermis intacta, evitando la penetración de bacterias y ayudando a los procesos de cicatrización y regeneración de la piel.
  • Tiene propiedades anti-inflamatorias, ayudando a calmar los picores o irritaciones de la piel sensible, y las quemaduras solares.
  • Tiene de forma natural un factor de protección solar 6. No debemos tenerlo en cuenta como protector solar, pero nunca viene mal!

Se trata por tanto, de un ingrediente ideal para la piel seca, que evita la aparición de zonas secas y descamaciones en la piel y aporta antioxidantes y vitaminas para mantener la piel sana.

¿Qué productos contienen manteca de karité?

Puedes encontrarlos tanto en productos corporales como en los de tratamiento del rostro. Es un ingrediente imprescindible en las cremas de manos como Missha Total Rapairing Hand Cream, que proporciona un cuidado integral antiedad a las manos, o la divertida It´s Skin Cookie & Hand Cream, con un delicioso aroma a galleta.

También la loción hidratante corporal Missha Oatmeal Enriched Body Lotion, con complejo de avena, contiene manteca de karité, haciendo de esta hidratante un cóctel nutritivo e hidratante ideal para piel seca y sensible.

Como muestra de que se trata de un ingrediente con múltiples usos, los famosos Macarons de It´s Skin incluyen manteca de karité como uno de sus ingredientes principales, ideal para proteger e hidratar los labios.

En cuanto a cuidado facial la hidratante Tonymoly Tan Tan Lentil Bean Moisture Cream, combina este ingrediente con el extracto de lenteja de Australia rico en proteínas, siendo una crema ideal para piel seca y sensible. Si buscas un mayor tratamiento antiedad, echa un vistazo a Missha Time Revolution Immortal Youth Cream, que cuenta con manteca de karité entre los múltiples activos antiedad de esta crema de lujo.

También lo puedes encontrar en cremas para el contorno de ojos, y por supuesto, en mascarillas para un tratamiento intensivo con este fantástico ingrediente!

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *